22 de julio de 2011

Rampas y escaleras

Desarrollado por fuarpe.org.ar
¿Se han dado cuenta que las personas que se aproximan a la entrada de un edificio a veces están desconcertadas por ciertas situaciones?
Por ejemplo: Las personas que se desplazan en silla de ruedas no tienen acceso a un edificio si
  • no encuentran una rampa cuando existe una escalera, 
  • la puerta de entrada accesible para personas con capacidades físicas reducidas no está claramente indicada, 
  • el diseño incorrecto de una rampa o de una escalera presenta inconvenientes (Un rampa muy inclinada, o sin barandas de ambos lados es peligrosa - una escalera muy empinadas o sin pasamanos es un obstáculo, entre otros, para niños, personas obesas y/o ancianas 
Las personas con movilidad y comunicación reducidas quieren tener acceso como todas, a la entrada principal del edificio. Si esta entrada no se puede hacer accesible para estas personas, se dispondrá de otra entrada para el público. Esta última será indicada por medio de un pictograma, (blanco sobre fondo azul). 

La entrada accesible para personas con discapacidad, estará bien indicada por medio de un panel. Lo ideal sería que el umbral de la puerta se encuentre al mismo nivel de la entrada o de la vereda. Si existe un escalón para acceder al umbral de la puerta, se dispondrá una corta rampa, para tener acceso al inmueble.



¿Para qué dejar un escalón en el camino de acceso de una persona en silla de ruedas cuando se puede realizar con poco gasto una pequeña rampa? Las personas que utilizan un bastón a menudo prefieren una escalera; si ésta tiene más de tres escalones es necesario un pasamano a ambos lados. 


Las personas ciegas serán prevenidas sobre la presencia de una escalera por medio de un cambio de color o en la textura del material del piso, colocado antes del descanso. Una persona ciega o disminuida visual que encuentra una escalera que sube, la detecta cuando el bastón toca el primer escalón. Sin embargo cuando se aproxime para descender por la misma, la zona texturada le advertirá la proximidad de ese obstáculo.


El pasamano de una escalera, firmemente colocado, será contínuo aún en el descanso; al finalizar y comenzar la escalera estarán doblados hacia abajo o hacia el muro para mayor seguridad. El pasamano recomendado es de sección circular para que la mano lo pueda asir fácilmente. Es más fácil asir un pasamano de sección circular. 


Si la escalera tiene más de diez escalones, la intercalación de descansos permitirá a las personas reposar un poco. La escalera con varios tramos es preferible a una de uno solo, pues es más funcional. Es menos engorroso subir tramos de escalera separados por descansos.

Para permitir el acceso a la puerta de entrada del edificio, además de la escalera se dispondrá de una rampa; si es posible ambos estarán suficientemente iluminados durante la noche y cubiertos para protección contra los agentes climáticos.

Una rampa estará en lo posible, al abrigo de la intemperie. La pendiente ideal es de 1:20, es decir que por una longitud de 20 cm hay un desnivel de 1 cm. Se acepta una pendiente más empinada de 1:12.

La rampa dispuesta en forma apropiada tiene una pendiente suave, lleva un descanso cada 9 m. si es muy larga, así como un descanso si cambia de dirección.

Una persona en silla de ruedas encontrará una superficie plana y suficientemente amplia para poder abrir la puerta. Además la rampa lleva un pasamano doble a ambos lados, firmemente colocado, sólidos montantes y un bordillo a cada lado para evitar que las ruedas delanteras de una silla de ruedas se desvíen en su dirección normal.

El bordillo puede ayudar y frenar la silla de ruedas en caso de emergencia. Este bordillo se puede reemplazar por un paramento bajo. La superficie de la rampa y de los escalones de una escalera, se realizarán con un material antideslizante.

En invierno se necesita un cuidadoso mantenimiento de la superficie para evitar problemas a las personas que usan la rampa o la escalera.    

Cuando una rampa situada en el exterior de un edificio no se puede proteger con un techo, convendrá incorporar a la superficie algún sistema de calefacción que evite la formación de hielo o la acumulación de nieve durante el invierno.

Una persona en silla de ruedas se toma de los pasamanos para subir por la pendiente. La superficie de la rampa debe estar en buen estado en todas las condiciones climáticas.

Una rampa se puede disponer de diferentes maneras, según la conformación particular del lugar; una rampa paralela a la fachada del edificio ocupa menos sitio.


En el caso de un desnivel salvado con escalones, si no es posible desarrollar una rampa o efectuar modificaciones, se podrá instalar cerca de ésta un timbre que advierta al personal de la recepción que una persona tiene necesidad de ayuda y ... espera!

El botón colocado cerca de la escalera se encuentra a una altura máxima de 1 m porque lo utilizará solamente una persona en silla de ruedas. La rampa móvil con dos rieles no constituye una solución ideal, pero podrá ser utilizada en el caso donde la diferencia de nivel entre el umbral de la puerta y el piso no sea muy grande, (p.ej.: algunos escalones). 

Esta sugerencia no excluye otras modificaciones que se puedan aportar y que mejoran la calidad de recepción que usted reserva a sus visitantes.

Es todo por ahora. Espero que les sea de utilidad.







2 comentarios: