10 de junio de 2012

Modernos conceptos para residencias geriátricas

Para el ciudadano común, la residencia geriátrica suele estar asociada con un estilo de vida mitad hospital, y mitad asilo. Con ancianos aburridos, deprimidos y sofocados por una organización rígida, ascética, típica de los edificios institucionales.

Sin embargo, y desde hace ya algún tiempo, se ha producido una saludable reacción contra esos paradigmas, y toda una nueva generación de gerontólogos, psicólogos, terapeutas y promotores de residencias han comenzado a impulsar nuevos criterios para los ancianos residentes.


Este movimiento, denominado "cambio cultural" , está promoviendo una nueva forma de pensar sobre la calidad de la atención y la calidad de vida de los residentes de asilos de ancianos. Después de décadas de ser reaccionarios en su métodos de prestación de servicios, los hogares de ancianos están siendo proactivos en la definición de componentes de la atención, el medio ambiente y la vida que privilegian la alta calidad de atención en los cuidados prolongados.

El Programa MANANTIALES 


Fue uno de los primeros esfuerzos para afectar el cambio de cultura y ha ayudado a los asilos de ancianos en EE.UU. para configurar la promoción de la excelencia en su funcionamiento. Este programa ofrece educación, orientación y herramientas para ayudar al cambio de cultura en los asilos de ancianos.

El Programa Manantiales se centra principalmente en el fortalecimiento de las habilidades clínicas y de gestión del personal, capacitando a los residentes y el personal de primera línea, y a crear una alta calidad de vida para los residentes.

Uno de los puntos fuertes de Manantiales es que permite a los asilos de ancianos adecuarse al cambio de cultura dentro de su planta física existente y dondequiera que se encuentren a lo largo de un proceso continuo de cambio.
Su programa se basa en los principios básicos que: 
  • Las decisiones sobre el cuidado tendrá lugar en el nivel más cercano a los propios residentes
  • Se requiere una base de conocimientos importantes para todo el personal, a fin de prepararlos para participar en la toma de decisiones, y
  • Un manejo de la mano de obra que aumenta la satisfacción del residente y los propios empleados, y reduce la rotación habitual del personal.
A través del Programa Manantiales, su personal de primera línea recibe una educación de calidad y está entrenado en cómo recoger los datos pertinentes, evaluar críticamente la información e implementar procesos que mejoran la atención. 

Las Enfermera sirven como consultores expertos clínicos para supervisar el programa y proporcionar orientación para la implementación y apoyo. Una red de contactos entre los hogares de ancianos participantes ofrece una experiencia dinámica de intercambio y estímulo.

Según estudios realizados en 1994, las instituciones que aplican el Programa Manantial cuentan con la más alta tasa de enfermos, menos residentes postrado en cama, un menor uso de la tranquilizantes, cuidados preventivos, un menor número de medicamentos psico-activos, menor tasa de incontinencia en los residentes, un menor empleo de sondas de alimentación y menos alteraciones en sus dietas que las instalaciones comparables con las mismas proporciones de personal.

Las investigaciones han demostrado que el Programa Manantiales mejora la calidad de la atención, la satisfacción de los residentes, la satisfacción del empleado, y mucho más.
La evidencia demuestra que aplicar este programa es un buen negocio.

El Programa EDEN


La Alternativa Eden, creada en 1992, es un programa que desde ese momento ha capacitado a mas de 27.000 cuidadores, y se ha puesto en práctica en más de 200 hogares de ancianos en los EE.UU., Canadá, Europa y Australia.

Los diez Principios Eden constituyen una filosofía integrada y holística, basada en los valores humanísticos, que son lo suficientemente flexibles para adaptarse a todas las culturas y sistema de creencias. Estos valores son ahora cada vez más apoyado por la investigación de la neurobiología, las emociones positivas y muchos otros.


  1. Las tres plagas de la soledad, el desamparo, y el aburrimiento son causa de la mayor parte del sufrimiento de nuestros ancianos. 
  2. Una comunidad centrada en el anciano se compromete a crear un hábitat humano donde la vida gira en torno a contactos cercanos y permanentes con las plantas, animales y niños. Son estas relaciones las que proporcionan por igual a los jóvenes y viejos, el camino hacia una vida digna de ser vivida.
  3. Facilitar el compañerismo es un antídoto para la soledad. Los ancianos merecen un fácil acceso a la compañía humana y animal.
  4. Una comunidad con ancianos debe centrarse en crear la oportunidad que éstos puedan contribuir en dar y recibir atención médica. Este es el mejor antídoto contra la sensación de desamparo.
  5. Una comunidad con ancianos debe centrarse en impregnar la vida cotidiana con variedad y espontaneidad mediante la creación de un entorno en el que las interacciones inesperadas e impredecibles y los sucesos puedan tener lugar. Este es el antídoto contra el aburrimiento.
  6. La actividad sin sentido corroe el espíritu humano. La oportunidad de hacer las cosas que nos parecen significativos es esencial para la salud humana.
  7. El tratamiento médico, para otorgar un cuidado humano, debe estar al servicio del paciente, y nunca debe ser una imposición.
  8. Una comunidad con ancianos debe centrarse en honrar a sus ancianos, restando importancia a sus jerarquías superiores, para incrementarla en las inferiores, a fin de poner el máximo poder de decisión posible en manos de los ancianos o en las manos de los más cercanos a ellos.
  9. La creación de una comunidad de anciano es un proceso que nunca termina. El crecimiento humano nunca debe ser separado de la vida humana. 
  10. El alma de la lucha contra las tres plagas es un liderazgo sabio. Para ello, no puede haber ningún sustituto.
Y recientemente se ha analizado combinar las ofertas de la Alternativa Eden y el Programa Manantiales, en un enfoque global para cambiar la cultura gerontológica, aprovechando sus respectivas fortalezas. Esta alianza tiene potencial para convertirse en un paraguas para todas las filosofías que promueven un cambio cultural, hasta asegurarse que los viejos paradigmas hayan desaparecido.

Por lo tanto, y dada esta visión muy clara, podemos asegurar que la fusión Eden-Manantiales es sólo el comienzo de un cambio profundo en la forma de proporcionar cuidados a largo plazo.







1 comentario:

  1. Soy Josep de Martí, director de www.inforesidencias.com. Me ha gustado mucho leer este post sobre arquitectura en residencias de mayores. Desde el portal que dirijo organizamos cada año lo que conocemos como"viajes geroasistenciales" que consiste en que un grupo de directores de residencias de tercera edad españoles visitan residencia en otros países, como Suecia, Holanda, Suiza o Austria. En esos países hemos visto modelos como el que describen aquí. Creo que es muy importante que el conocimiento fluya y los arquitectos tienen un gran papel en conseguirlo.

    ResponderEliminar