2 de septiembre de 2010

Gerotrascendencia

El Dr. Lars Tornstam, (foto superior) sociólogo sueco, ha acuñado el término gerotrascendencia, al que describe como "un cambio desde una visión materialista y racional del mundo a una más cósmica y trascendente, normalmente acompañada de un aumento de la satisfacción con la vida."

Su punto es : A medida que envejecemos nuestros valores e intereses cambian y maduran, produciendo algunas modificaciones en el comportamiento que, a veces, se pueden confundir con una señal de decadencia física o mental.

Nuestros valores e intereses no suelen permanecer estáticos entre los 20 años y los 45 años de edad, entonces ¿por qué esperaríamos ese tipo de coherencia varias décadas más tarde?

"Nos desarrollamos y cambiamos porque maduramos," dijo en una entrevista telefónica desde su casa en Uppsala, Suecia. "Es un proceso que continúa durante toda nuestra vida, y no termina nunca. El error que cometemos en la edad madura es suponer que el buen envejecimiento significa seguir pensando en la misma forma en que se lo hacía a los 50. Tal vez no es asi. "

Uno de los rasgos que el Dr. Tornstam identifica con esta maduración continua es una mayor necesidad de soledad, y la relación con sólo unos pocos íntimos. Así pues, la conducta diferente de un anciano no significa que se está deteriorando necesariamente – sino que está en evolución. "La gente nos dice que son personas diferentes, a los 80", explicó. "Ellos tienen nuevos intereses, y avanzan dejando atrás algunas cosas."

Si las teorías del Dr. Tornstam son correctas - algo difícil de comprobar empíricamente, aunque Tornstam señala que él y sus colegas han entrevistado o colectivamente analizaron mediante cuestionarios a miles de personas – significaría que algunos cambios que deploramos en las personas mayores podrían no significar un déficit en absoluto.

Tomemos, por ejemplo, la aparente tendencia de algunas personas de edad avanzada a confundir el pasado y el presente.
"La gente a veces describe su perspectiva sobre el paso del tiempo", dijo Tornstam. "Ellos sienten que pueden ser niños, de mediana edad y mayores, al mismo tiempo."

Si una persona de 80 años de edad, describe esta sensación con un neurólogo contemporáneo, el médico puede anotar en sus notas que el paciente parece mal orientado en el tiempo y lugar.

Pero el Dr. Tornstam describe la característica de "una trascendencia de las fronteras del tiempo" y sostiene que las personas de edad que experimentan estos cambios (entre ellos una mayor espontaneidad y diversión, con una menor responsabilidad sobre sí mismos y los sentimientos de "trascendencia cósmica"), suelen tener una mayor satisfacción en sus vidas.

Por supuesto, una proporción significativa de las personas mayores tienen problemas cognitivos más o menos intensos, y Tornstam no argumenta que se defina a la demencia como gerotranscendencia. Sugiere en cambio conversaciones cuidadosas para determinar si una persona mayor es consciente de la realidad tal como él describe estos sentimientos.

A la pregunta de si los cuidadores podrían extraer algún aprendizaje de su investigación contesto: "Lo que me gustaría decir a los niños crecidos es que tu mamá o tu papá pueden convertirse en alguien diferente de lo que estaban en la mediana edad", respondió. "No etiqueten de forma automática lo que están diciendo, haciendo o pensando como un síntoma de algo malo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario